Freiburg

Llegada a Freiburg
1ª Sesión

Una herencia inesperada

Stefan recibe un despacho urgente de la ciudad de Freiburg. El anterior Lord Drachenhein ha muerto y el es el sucesor más cercano y debe ir lo antes posible a tomar posesión de la mansión y las tierras de su tío-abuelo.

Al encontrarse indispuesto envía a Sergei, Juan y Ezio; sus compañeros de aventuras, a que vayan a ver la casa mientras él se recupera y termina unos negocios en Montaigne.

Durante el viaje en barca por el río, Ezio viaja ayudando a la tripulación mientras que Sergei y Juan viajan con el pasaje. Ezio juega a los dados y tras acusar falsamente de tramposo a un estudiante que viajaba con él y derrotarle en un duelo pirata le roba su dinero, pero uno de los marineros le derrota a él en otro duelo y se reparten el botín. Mientras tanto Juan empieza a intimar con Madeline du Bisset, jefa del Gremio de Exploradores en Freiburg y Sergei se hace amigo de una joven pareja de nobles que van a pasar el verano en casa de su tío en Freiburg.

Al llegar a Freiburg van a la Mansión y conocen al mayordomo Armin. A la mañana siguiente cuando Armin vuelve de comprar para preparar el desayuno es atacado por una banda de matones, los Lobos Locos, que pretenden dar una lección al anciano por negarse a pagar por su protección. Por suerte para Armin Sergei, Juan y Ezio acaban con los matones, liquidando a uno de sus cabecillas y capturando al otro.

¿Compañeros de negocio?

Juan interroga a uno de los matones y le saca que la banda se reune al anochecer junto al Puente de los Huesos. Ezio libera al matón que había capturado y le dice que quiere reunirse con su jefe al anochecer en el puente que hay cerca de la mansión. Cuando se reúnen Ezio ofrece a Félix, el líder de la banda, un trato; si la banda deja en paz la mansión Drachenheim y paga la mitad de sus ganancias a los “heroes”, no irán a por ellos. Félix dice que debe consultarlo con sus inversores y que responderá en 24 horas.

View
Las gentes de Freiburg
2ª Sesión

Negociando con los Lobos Locos

Héroes…

Al día siguiente de negociar con la banda, Juan y Sergei se encuentran con varios miembros de ésta que se encuentran aterrorizando al barrio y los hacen huir, ganándose el respeto de la gente del barrio.

Durante los días siguientes se vuelven a encontrar con varios de los miembros de la banda que empiezan a huir ante la visión de los héroes.

…O no tanto?

Al haber aceptado la oferta de Ezio, a primeros de mes Paul, uno de los 3 lugartenientes de los Lobos se presenta en la mansión y tras una disputa, Ezio y Juan lo reducen y lo dejan atado a un poste desnudo para mayor humillación. Tras esto Félix, acude a la mansión Drachenheim acompañado de toda la banda y discute con los Ezio y Juan sobre el hecho de que si hacen huir a sus secuaces, las ganancias de la banda se reducen. Tras esto Ezio y Juan prometen no volver a entrometerse en los asuntos de la banda.

Vuelta a los andadas.

Tras esta reunión los Lobos Locos vuelven a aterrorizar el barrio con fuerzas renovadas. Mucha gente empieza a abandonar sus casas. Ezio y Juan intentan comprar alguna y se enteran de que Redmund ErhartRedmund Erhart está comprando las casas vacías y realquilándolas por un precio mayor. Casualmente los nuevos inquilinos del barrio no suelen ser molestados por los Lobos.
Investigando también descubren que Félix du Paix es un fugitivo de los mosqueteros que se esconde en la ciudad libre.

Misterioso asesinato.

Una noche andando por la ciudad Juan, Sergei y Ezio se cruzan con 3 encapuchados que están atracando a una joven de Vodacce. Cuando terminan con sus atacantes, Juan se acerca para ver que la chica esta herida de muerte y ésta le da un pequeño vial sellado y le pide que se lo dé a su hermana, para luego fallecer a continuación.

Después del encuentro pagan un modesto entierro a la joven e intentan recabar información sobre la chica. Parece que nadie la conoce, pero un Vodaccio al que Ezio invita a unas copas le dice que puede que conozca a alguien. A las semanas se vuelven a encontrar y el contacto le dice que su amigo ha desaparecido y que no quiere volver a hablar del asunto.

El gremio de guías y rastreadores

Sergei va a presentarse al gremio de guías y exploradores, donde le mantendrán informado de futuros trabajos y le informan de que si necesita ayuda siempre podrán contar con sus compañeros de gremio.

La entrevista con la gobernadora

Juan acude al ayuntamiento para concertar una entrevista con Wilma Probst. Tras un breve roce con el secretario decide pagar un donativo a las arcas de la ciudad para mostrar su interés en la cita y le indican que en una semana podrá reunirse con la gobernadora.

Cuando acude a la cita, Juan se sorprende por la frialdad de la gobernadora y su gran fuerza de voluntad. Están hablando un rato tras lo que Frau Probst les ofrece la oportunidad de ejercer de mecenas para la guardia de la ciudad, por un donativo a partir de 100 Gremiales. También les informa de que el príncipe Nicklaus Trague piensa dar una fiesta en 2 semanas para conmemorar el 5º aniversario de la ciudad y les ofrece una invitación.

La fiesta del príncipe Trague

Cuando llegan a la fiesta parece que toda la gente importante de la ciudad se ha dado cita allí. Juan que se ha vestido para la ocasión parece el más elegante hasta que es eclipsado por Amelie Sices du Sices, que llega cubierta por una capa gris que parece preocupar a Juan de manera excesiva.

Una vez allí, se presentan a Wilma Probst que está junto a Madeline du Bisset. Tras un rato de charla Madeline parece ceder al flirteo de Juan y juntos se van a saludar al resto de invitados.

Wilma Probst

Wilma viste de manera sobria para la fiesta y su papel como anfitriona.

Se encuentra ocupada diciéndole a todo el mundo que el príncipe se encuentra indispuesto y no va a poder asistir a la fiesta. La gente parece decepcionada, muchos han ido a Freiburg solo para ver al famoso príncipe ermitaño en una situación social como esta.

Wilma además aprovecha la ocasión para presentar a la gente a Christina Bianco, una prometedora escultora de Vodacce que busca un mecenas.

Cuando se encuentra con Juan y compañía les pregunta sobre sus encuentros con los Lobos Locos y parece bastante sorprendida e interesado por que se hayan enfrentado a la banda.

Madeline de Bisset

Sorprendentemente para aquellos que la conocen, Madeline se ha vestido para la ocasión con un asombroso vestido de fiesta muy alejado de sus habituales ropas de trabajo.

Juan (y un par de copas de más) parecen haberla sacado de su habitual comportamiento hostil hacia cualquier flirteo y parece de verdad interesada en él.

Vasya Wilhelm

El capitán de la guardia de Freiburg, al igual que Wilma, se encuentra interesado por las aventuras con los Lobos Locos, pero se le nota un poco decepcionado cuando se da cuenta de que Juan y sus amigos parecen haber dejado de lado la protección del barrio.

Logan Sieger

El escriba y confesor del príncipe Trague parece un poco aislado y solitario.

Redmund Erhart

El mayor terrateniente y comerciante de la ciudad viste con ropas exageradamente caras y demasiado recargadas.

Cuando es presentado a Juan, empieza un cruce de puyas y acusaciones veladas que termina en tablas tras varias minutos de gran tensión en el ambiente.

Más tarde Sergei vierte en su copa un potente laxante que había preparado anteriormente y debe dejar la fiesta de manera anticipada, dejando tras de sí una estela de comentarios jocosos sobre su persona.

Dietrich Proust

La cabeza de los Caballeros de la Rosa y la Espada en la ciudad viste orgulloso su impecable tabardo. Cuando Sergei se acerca parece muy interesado en hablar con él y le comenta que ha oído que protegió a un mercader de los Lobos y se negó a aceptar la recompensa.

Con él se encuentra Martina, una de los Nibelungos, una sociedad de herreros místicos que atesoran el secreto para forjar el Dracheneisen (el más resistente de los metales solo existente en Eisen).

Amélie Sices du Sices

La bella y elegante prima del embajador ha acudido a la fiesta desde Montaigne para ver al principe Trague en un acto social.

Parece un poco decepcionada, pero cuando ve a Juan parece interesarse mucho por él y convence a Ezio para que se lo presente. Tras un rato en el que ella le intenta convencer para que baile, Juan consigue despedirse de ella lo más educadamente posible, para sorpresa de los que conocen a Juan y desconsuelo de la joven Amélie.

Ezio habla con ella sobre la posibilidad de entregar a los mosqueteros a un fugitivo de la justicia de Montagne. A lo que ella le dice que podría organizarlo y ayudarles a reclamar la recompensa.

Baron von Unterhoff, su sobrino Johann y Anne la esposa de éste.

El anciano Baron viste su anticuado uniforme de gala de veterano de la Guerra de la Cruz.

Ligeramente sordo y algo senil, cuando Sergei se acerca le pregunta por noticias del frente. Su sobrino Johan (el joven al que Sergei conoció en el viaje de a Freiburg) se disculpa y habla un rato con Sergei sobre la fiesta y su estancia en la ciudad libre. Le comentan a Sergei que en un mes se irán de la ciudad a seguir con su luna de miel.

Otros

A la fiesta han acudido otros importantes personajes de la ciudad:

  • Josef Bran y G.W. Richter: embajadores de los príncipes vecinos Heilgrund y Posner respectivamente
  • “Barón” Heinrich Lauterbach: Un contrabandista que hizo fortuna durante la guerra civil y ahora ha comprado un título e intenta llevar una vida honorable.
  • Seth y Bunter Huygens: Estos hermanos son los representantes de la Liga de Comercio de Vendel. La liga representa la unión de todos los gremios comerciales y es la mayor organización comercial de Theah (además de un país).
  • Frau Vogel: Una anciana noble cuya afición es hacer de celestina a los jóvenes de la ciudad.
  • Y varios comerciantes y nobles menores de la zona.
View
La élite de Freiburg
Tercera sesión

La fiesta del Príncipe Trague (cont.)

Stefan habla con el embajador de Posner para una posible alianza contra el príncipe Trague. Quedan en verse en condiciones más discretas.

Wilma Probst propone un juego para entretener a sus invitados: Buscar la cola del zorro dentro del ayuntamiento.

Sergei durante el juego se encuentra con el príncipe. Este está bebido y le pregunta sobre sus intenciones en la ciudad y con los Lobos Locos. Parece caerle bien y le invita a visitarle en la Wachtürm. Antes de despedirse le da la cola de zorro.

Cuando Sergei va a entregar la cola del zorro se encuentra con que alguien ya ha encontrado otra cola de zorro antes y monta un pequeño número.

View
El fin de los Lobos Locos
Cuarta sesión

Sergei, Ezio y Stefan se enfrentan a los Lobos Locos, luchando contra Félix du Paix, su guardaespaldas Paul y varias docenas de esbirros.

Ezio tira a Paul por el puente y tras una dura lucha Stefan y Ezio reducen a Félix, que salta por e puente para evitar ser capturado. Mientras Sergei termina con el resto de la banda.

Al día siguiente Wilhelm y el otro lugarteniente se presentan en la mansión con la cabeza de Paul en una bolsa, dicen que no quieren más problemas con Stefan y compañía y se van de la ciudad.

Dos semanas más tarde, Redmund Erhart invita a Lord Drachenheim y acompañantes, así como a media ciudad, a su boda.

Stefan acude con Ezio y Sergei y le presentan como regalo una gran estatua echa por Christina Bianco, quien también acude a la boda.

Ezio consigue hablar brevemente con la novia, que es la hermana gemela de la misteriosa mujer que vieron asesinar semanas antes. Quedan para hablar después de la boda, por lo que él y Stefan se esconden en el jardín de la mansión de Erhart tras acabar la boda.
Cuando por fin pueden hablar la novia le cuenta a Ezio que su hermana pertenecía a una sociedad secreta de mujeres llamadas las Hijas de Sofía y que Redmund la estaba chantajeando y la usaba a ella como rehén para evitar que le traicionara. Tras esto Ezio se ofrece a entregarla el veneno que su hermana les había dejado para que pueda acabar con Redmund y volver a ser libre.

View
Los monstruos de Freibug
Quinta sesión

El fin de Erhart

Un par de noches después de hablar con la mujer de Redmund Erhart, Sergei crea un distracción en el barrio mercader para que mientras tanto Ezio se cuele en el jardín de los Erhart y coloque el vial de veneno en el lugar acordado.

La siguiente noticia que tienen es la noche siguiente cuando Teresa Erhart aparece desaliñada y muy nerviosa en la puerta de la mansión Drachenheim. El plan original era envenenar poco a poco a su marido para que la muerte fuera accidental, pero nerviosa tras una discusión con su marido Teresa equivocó la dosis por lo que los síntomas de envenenamiento en el mercader son obvios y éste se encuentra agonizando entre brutales espasmos y gritos de dolor.

Ezio y Sergei deciden esconderla en la casa de los sirvientes con la ayuda de Armin. Durante dos días la guardia pone patas arriba la ciudad en busca de la asesina de su mayor benefactor. Ezio y Sergei buscan un escondite para Teresa en caso de que la guardia registre la casa y deciden que el sótano lleno de trastos y muebles antiguos puede ser el mejor sitio.

La puerta misteriosa

Buscando en el sótano encuentras una puerta oculta detrás de una pared falsa. La puerta está reforzada con Dracheneisen (acerodragón) y tiene cuatro cerraduras. Armin parece sorprendido y habla de que algunos antiguos dueños de la mansión habían hablado de un legendario tesoro del fundador de la familia y que solo lo que ha tenido que costar el forjado de la puerta es mayor que el valor de todas las posesiones de Drachenheim.

Horas más tarde aparece un soldado de la guardia a registrar la casa. Después de una pasada por el resto de la casa baja al sótano, donde empieza a buscar pero se distrae en cuanto ve la puerta secreta que parece sorprenderle mucho. Habla un rato con Ezio y Sergei sobre la puerta y se va de la casa.

Las misteriosas benefactoras

La noche siguiente Ezio descubre una figura que se escabulle por el jardín de la mansión y la persigue por las calles de la ciudad hasta el ayuntamiento. Donde se encuentra con la gobernadora Probst y la mujer embozada a la que ha estado persiguiendo. La gobernadora le cuenta que las Hijas de Sofía han enviado a una de sus agentes, la mujer encapuchada, para pedirle ayuda para rescatar a Teresa.

Wilma Probst le cuenta a Ezio que las Hijas son una organización secreta que se dedica a ayudar a mujeres en situaciones complicadas. También cuenta que ella ya ha colaborado en otras ocasiones con la organización y le ofrece su ayuda para sacar a Teresa de la mansión y llevarla a algún lugar seguro fuera de la ciudad.

Ezio inquiere sobre la identidad de la mujer encapuchada, que está seguro de conocer de algo, pero la encapuchada no abre la boca y se escabulle mientras que Wilma le pide que la identidad de la agente es secreta y que lo deje estar.

Al día siguiente un carro escoltado por mercenarios para en la puerta de la mansión, Teresa se despide de los héroes muy agradecida y el carro desaparece entre la gente.

Visita a la Wachtürm

Una semana después, Sergei recibe un mensaje del príncipe reiterando la oferta que le hizo en la fiesta de ir a verle a la Wachtürm. De manera que esa misma noche él y Ezio acuden a la fortaleza del Stein en la isla central de la ciudad. Donde unos guardia les llevan a la puerta de la imponente torre.

Tras beber con él y hablar sobre la situación de Eisen y los estragos de la guerra, el príncipe medio borracho les enseña los sótanos de la torre donde se encuentra el estudio en el que escribe su libro y donde se encuentra el misterioso cristal mágico que el príncipe dice que mantiene en pie la estructura.

Al acabar la velada, el príncipe renueva su oferta para que los héroes vayan a verle cuando quieran.

Sombras de muerte

Una tarde aparece un hombre en la mansión, Jonas Glenfynon. Dice ser conocido del capitán de la guardia y venir en su nombre. Les comenta a Ezio y Sergei que un filosofo natural huido de la Inquisición ha aparecido muerto en la casa en la que se escondía a pesar de que un par de hombres vigilaban la entrada de la casa.

Cuando Ezio y Sergei parten a investigar, descubren que las pruebas que apuntan a la Inquisición como autora del crimen son dudosas. Y tras una noche de investigación descubren un tunel bajo la casa que lleva a la guarida de una criatura de sombra pura que parece ser la asesina del profesor. Tras acabar con ella aprovechándose de su debilidad por la luz del sol, recuperan la lámpara alquímica robada a su víctima por la criatura.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.